Corel

Pueblecito de la precordillera.
Piar de pájaros. Suena el paso de la corriente de agua.
Aire limpio y puro. Camino perdido.
Tierra y olor a humo y a madera.
Manos curtidas y niños con churretes.
Juan Emilio vigilando el “mono” para el carbón.
Una Chrevolet roja del 91.
Pozo ciego. Entibia agua pá asearme.
Un granero y un corral.
El señor Lalo y su hablar cantadito sin modular.
Pulga, un perro fiel.
Dos chanchos. Otro perro. Tres gatos.
Una yegua. Dos potrancas. Un caballo.
No se cuántas gallinas y tres gallos.
Una mata hermosa de perejil.
La señora Yolanda preparando un caldo con patatas y arroz.
Pan amasado calentito. Un vaso de vino tinto.
Noche blanca. Noche fría y dos leños al tambor.
Urea granulada para las frambuesas.
Rastrillos y palas. Riego en surcos.
Campo de trigo y cebada.
Dos limoneros y un naranjo.
Donde poco es mucho. Allí está Corel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: