María de las Flores

Fachada María de las Flores, Florencia

Negra, blanca, rosa, verde… Sus colores se enraízan en las retinas a pesar de ser un día lluvioso y nublado. El paso de los años se materializa en las postillas negras que se adhieren a sus paredes.
En el atardecer, el sol hace justicia. Mejor tarde que nunca, como dice el refrán, las nubes se retiran. María de las Flores se pone guapa. Enamorada por los piropos del viajero, se sonroja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: