Pimienta, sal y amor

Siempre he apostado por la comida de casa. Nada mejor que el puchero de mamá  o la tortilla de la abuela. Las recetas de estos platos van de boca en boca transmitiéndose sin llegar a tener fecha de caducidad. Me encanta ir a esos bares, tan típicos del sur, donde en una barra de aluminio el camarero te apunta la cuenta con esa tiza que irá a parar entre la cabeza y la oreja. Ahí se come bien y barato y la comida tiene mucho tintes caseros.

Hace unos días, en mi visita a Corel, tomé una cazuela de ave. Creo que ha sido una de los mejores bocados que he tenido la posibilidad de probar desde que llegué a Chile. Me hizo recordar a mi abuelo mojando pan y sorbiendo la sopa.  La señora Yolanda me sirvió este guiso y quedé fascinado.

La cazuela de ave es un guiso sencillo. No es particular del país sino más bien una comida que aparte de “levantar a un muerto” está escrita en esos libros invisibles de las abuelas, de las mamás.  Es para muchos comida de pobre por la simpleza de sus ingredientes pero nada mejor que esa sensación de estar comiendo algo hecho a fuego lento, acompañada de pan y vino tinto. Comida de pobres, comida de campo pero qué bien sienta.

Pocos días después, ya en Santiago, volví a comprobar cómo Aurora, mi compañera de piso, preparaba otra cazuelita de estas. No era la mano de la señora Yolanda pero el sabor era, de nuevo, exquisito. Le pregunté por la receta y contestó: “lleva pimienta, sal y mucho amor” Quizás esa sea la diferencia. No la pimienta ni la sal, si no el amor. El gusto de cocinar por otro y sentirse bien con ello. Por eso la cazuela de ave de Aurora y de Yolanda sabían tan deliciosas porque la esencia, el amor, es el ingrediente secreto que ponen quienes cocinan. De ahí que esté tan rico.

Cazuela de ave

Ingredientes: (2 pax)
Un pollo troceado
3 papas
Medio choclo (mazorca de maíz)
Un par de puñaítos de arroz
Unos guisantes verdes
Una zanahoria
1  pimiento rojo
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Cilantro
Pimienta
Sal… y mucho amor.

Preparación
En una olla con un poquito de aceite de oliva se sofríen los dientes de ajo picaditos, la zanahoria rallada, el pimiento rojo picado y las presas de pollo troceadas. Salpimentamos.
Se añaden las papas cortadas en cubos, el choclo, los guisantes y el arroz. Se cubre con agua y se deja hervir hasta que las patatas estén blandas.
Se sirve con un poquito de cilantro fresco.

Buen provecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: